27 nov. 2011

de noche todos los gatos son pardos

Entraron las 9 de la noche y las nubes se avistaban en el cielo. Ayer me dijo un ave "no dejes que... te engañen, afuera la negra Tomasa ha predecido la llegada de los caifanes a la ciudad. El miedo a que esto fuera un fraude ya que fue pospuesto dos veces este concierto y los boletos tan cáros que perdí mi ojo de venado. Tropecé con una piedra y grité "matenme por que me muero!". Tras una larga fila noté que de noche todos los gatos son pardos y noté que la fila era infinita como en otros lugares, pero aquí no es así. La fila avanzó deprisa y el viento nos llenaba de frío.

Afortunadamente el recital fué en sábado y no en miércoles de ceniza. Al fín aparecieron los dioses ocultos,.. sí! ocultos por una enorme carpa enmedio del lugar el cual casi gritaba "avientame". Dos horas y media de himnos de la caifanada mexicalense ignorando el frío hasta morir. Ya una vez terminado, allá afuera nos esperaba el regreso a casa con la cabeza como la célula que explota por la enfermad que tengo.

Hoy es un día largo de muchas actividades pero me tome unos cuantos minutos para escribir este texto, estimado lector, para que no digas que no pienso en tí. . .

21 nov. 2011

claustrofobia en la biblioteca central


El terror me invadió este sábado. Tras una larga estadía en la sala lectura de la biblioteca salí de la habitación para encontrarme con un paisaje desolado y silencioso. El edificio estaba cerrado en su totalidad y nadie en el mas que mis acompañantes y yo. Las puertas cerradas bajo llave por dentro y las salidas de emergencias selladas por un maleficio sobrenatural... como decía el fallecido Juan Ramón Sáenz, ¨aquí se respira el miedo¨.

Estar atrapado en una biblioteca es una simultánea bendición y maldición: tener tanto conocimiento a tu alcance pero no poder divulgarlo afuera. A veces pienso que ese es el destino de los miles de libros eternamente estancados en las repisas. Tienen tanto que decir y pocos son los que se dignan a aprender.

Al fín encontré una salida abierta en el segundo piso y sin apuros salí por ella activando la alarma. Un par de guardias tuvieron el cinismo de regañarnos después del encierro sufrido a causa del descuido de sus compañeros. Regresé a casa para preparame para todo lo que tomó lugar en ese extraño día.

18 nov. 2011

lo que aprendí en 8vo semestre

  • no confiarle a nadie la mas mínima parte de un trabajo en equipo... especialmente si tus compañeros son ¨socialites¨.
  • no inscribirte a un equipo de rally si sabes desde el principio que no podrás participar.
  • las clases a las siete de la mañana y en el cuarto piso son un delito contra la humanidad.
  • cada generación está mas podrida que la anterior.
  • la semana cultural dura un mes.
  • no pagues por congresos de la UABC. Al final te dejarán entrar gratis por falta de asistencia.
  • el clima es distinto entre un balcón y otro.
  • los estudiantes del cuarto piso están tan cerca del cielo y tan lejos de la cafetería...
  • un sandwich es lo más original y competitivo en la faz de la tierra si quieres ser emprendedor.
  • mala idea: llevar botas a la escuela en verano.
  • elige bien a tu equipo de emprendedores. A veces los amigos son los peores compañeros.
  • pepsi de botella + churritos = desayuno de campeón.
  • la sociedad de alumnos sólo sirve para organizar borracheras y quedarse con los ingresos.
  • un torneo de voleibol cuenta como actividad ¨cultural¨.
  • a la gente común no le gusta ser encuestada.
  • en los espacios de la uni, el tiempo se dilata... un minuto dura media hora.
  • se tarda más en llegar del estacionamiento al salón que de la casa al estacionamiento.
  • si chocan a un par de muchachas fresas es noticia, si atropellan y matan a un indigente no lo es.
  • En verano los bebederos no surten agua... que curioso...
  • Los empleados de sorteos te obligarán a vender boletos a punta de pistola y si les huyes tarde o temprano te hallarán.
  • Hay alumnos universitarios que no entenderé nunca como pasaron la primaria.
  • Los LAEs son los peores administradores.